Fabio Zerpa ¿tenía razón o nos vendió un buzón?

“Cierta tarde de 1984 un rockero visitó un centro de estudios psicoespaciales en el barrio de Saavedra. El rockero era Andrés Calamaro, el instituto se llamaba ONIFE-CEP, y el objetivo: conseguir que el director le permitiera usar su nombre en un tema de su nuevo álbum. La canción tenía un estribillo machacón: “Fabio Zerpa tiene razón/Hay marcianos entre la gente/No sé que quieren ni de dónde son/Ni que hacen aquí en la Tierra/Pero de algo estoy seguro/Que están copando el mundo a traición”. Zerpa aceptó con una condición: aclarar, con su voz, que “ellos” no copan ni traicionan a nadie sino que “vienen a traer un mensaje de amor y paz”. De entrada, entonces, tanta razón no tenía. Pero la letra de Calamaro y la voz de Zerpa contradiciéndolo consolidó el hit más perdurable de Hotel Calamaro. La asociación mental entre Fabio Zerpa con la búsqueda de inteligencias extraterrestres – por más que los exobiólogos lloren- ya estaba instalada en el imaginario colectivo de los argentinos. Hacía tiempo que su nombre presidía bromas, cuentos y clisé sobre los hipotéticos visitantes siderales.

Desde hace 50 años, su presencia allí donde se presenta un fenómeno celeste inusual otorga al suceso carta de extrañeza. Zerpa almuerza con Mirtha Legrand cada vez que un plato volador es noticia y es el candidato a opinar cuando Hollywood dedica a los alienígenas una nueva película (que Zerpa apoyará si los muestra pacíficos). Su celebridad, sus ideas y el tratamiento que le dio al tema son claves para entender la inserción de los ovnis en la cultura popular….”

Así comienza el artículo subtitulado “Mitos y verdades y personajes de la ufología nacional”, centrado en un perfil del actor uruguayo e incluido en el Fascículo V de la colección 200 Argentinos – Vida, Pasión y Muerte (1810-2010), la colección dirigida por Jorge Lanata y Guillermo Alfieri que está publicando la revista Veintitrés a propósito del Bicentenario.

La minibiografía de Zerpa es publicada en dos partes. La primera, desde hoy en los kioscos, es un sucinto introito sobre su infancia y sus amores de juventud, los inicios de su carrera actoral y su complicado arribo a Buenos Aires, sus contactos del primer tipo y los que mantuvo con quienes contribuyeron a su fama. Las aventuras de Zerpa y sus misterios son también una excusa para repasar otras figuras descollantes de los albores del platillismo local, como Benjamín “Pelón” Solari Parravicini, Nicolás “Pipo” Mancera, Jorge y Napy Duclout, Enrique Llanas, Alejandro Vignati, Eduardo Azcuy, Omar Roque Pagani, Ariel Ciro Rietti, Cristian Vogt, Agapito Millán, Oscar Pérez Alemán, Eustaquio Zagorski y Benito Segundo Reyna.

En la segunda parte, disponible desde el 21 de Mayo, suben a escena Pedro Romaniuk, Oscar Galíndez, Francisco García y Dionisio Llanca. También se ocupa de algunos de los encuentros cercanos que hicieron de Zerpa un personaje de enorme popularidad y devela qué hay de cierto sobre sus pretendidos estudios terciarios, dato éste que hubiera sido irrelevante si no los hubiese invocado por años para dar una pátina de credibilidad científica a sus espeluznantes afirmaciones sobre la “realidad extraterrestre” en el planeta.

En suma, un perfil posible del galán de la ufología que me había quedado con ganas de contar en mi libro, Invasores. Historias reales de extraterrestres en la Argentina (Sudamericana, 2009).

Para este trabajo, que por motivos obvios no puedo publicar completo en este blog, estoy en deuda con Marcelo Daniel Gil, autor de la amena autobiografía de Zerpa, Fabio Zerpa tiene razón (Ed. Atlántida, 2009), Pablo López Kaiserián y Teresita Escario, quienes me ayudaron con la entrevista.

Anuncios

6 Respuestas a “Fabio Zerpa ¿tenía razón o nos vendió un buzón?

  1. Sí, vendió el buzón cuando ya no eran los invasores de David Vincent ni habían llegado todavía los reptilianos de “V” o la moda ded las conspiraciones cósmicas. Era en el tiempo de Spielberg con Encuentros Cercanos y ET: venían en son de paz. De todos modos Calamaro decía que Fabio Zerpa tiene razón en que: “Hay marcianos entre la gente”, y no en lo de la invasión, que eso era a juicio personal del músico. Igual no recuerdo que Zerpa dijera que haya que sea extraterrestre y mucho menos específicamente de Marte.

  2. Sí, vendió el buzón cuando ya no eran los invasores de David Vincent ni habían llegado todavía los reptilianos de “V” o la moda de las conspiraciones cósmicas. Era en el tiempo de Spielberg con Encuentros Cercanos y ET: venían en son de paz. De todos modos Calamaro decía que Fabio Zerpa tiene razón en que “hay marcianos entre la gente”, y no en lo de la invasión, que eso era a juicio personal del músico. Igual no recuerdo que Zerpa dijera que haya gente que sea extraterrestre y mucho menos específicamente de Marte.

  3. Pingback: La Noche de Las Dos Lunas, 30 años después «

  4. Pingback: Con los pájaros volados «

  5. Pingback: Lloramos tanto a Blanca |

  6. Pingback: » "La noche de las dos lunas", 30 años después

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s