El lado oscuro de los platillos voladores

“¿Por qué no dedicaste ningún capítulo a José de Zer, a la “mancha” de la Sierra del Pajarito, en Capilla del Monte, o a la locura del Bastón de Mando en el cerro Uritorco? ¿Qué hay de los ‘villanos’ de la familia cósmica, como Guillermo Romeu de Radar-1?”. Estas fueron algunas de las preguntas que recibí de los mejores lectores de Invasores. Historias Reales de Extraterrestres en la Argentina. Hace poco, Diego Erlan, uno de los editores de la revista Ñ, me llamó para preguntarme por qué en Invasores ignoré al “contactado” Francisco Checchi. Erlan había presenciado una charla que dio en la ciudad de Buenos Aires e intentaba reconstruir la historia del “personaje”.
Le comenté que lo conocí en los ochenta, en tiempos de El Club del Curso, un “instituto” que compartía con otro de su linaje, Gustavo Mario Fernández, y al que apropiadamente llamábamos El Club del Curro. Por entonces, tanto Checchi como Fernández estaban intentando vivir de lo que les interesaba: ovnis, tarot, radiestesia y hasta crochet, si la novia de alguno de ellos se animaba a dar un curso sobre tejido. Poco después, Checchi despistó por una variante que nunca supe si en su caso corresponde llamar religiosa, y el otro siguió en la misma: todavía hoy vive de su gran capacidad para adaptar sus “dones” (una verba florida y serpentaria) a la necesidad de los incautos.
A comienzos de los noventa, Checchi viajó con su Grupo Alfa a Catamarca, donde intentó armar una comunidad. Le comenté a Erlan que todas los relatos que escuché sobre aquella experiencia fueron de malos recuerdos y que el hombre volvió a Buenos Aires casi como se había ido, con unos pocos seguidores de la vieja guardia y el mismo recurso recaudador, unos shows audiovisuales que ya eran antiguos en los ochenta. Por supuesto, Checchi actualizó el calendario apocalíptico. Ahora, no sitúa al Armagedón a fines del siglo XX sino hacia diciembre de 2012, tal como lo asegura en un dvd que  le dedicó al tema que no, no tendré la paciencia de ver. Además para qué, si ya nos habla de todo eso el propio Erlan en la lúcida y sintética crónica que publica en su sección “Flora y Fauna”, publicada ayer sábado (que se puede descargar aquí mismo porque la nota no es parte de la edición online.)
Anuncios

3 Respuestas a “El lado oscuro de los platillos voladores

  1. Hola: Estaba investigando temas en Internet y me encuentro con estos escritos muy interesantes. Hay para leer. Yo soy Carlos Demaría, y les cuento que en mi BLOGG “www.cardemar1933.wordpress.com” comento novedades de Astronomia y Astronautica y algunos de Ovnis. Pero, en el otro blogg “www.cataovni.wordpress.com” comento temas de OVNIS y en commemoración a los 25 años de la aparición del globo sonda Mir Frances, también lo haré, para el mes que viene. Y otro temas de Ovnis, que quizas quedaron sin comentar, por mi parte. Bueno hasta pronto.

  2. Cuando te pregunten por qué no trataste tal o cual tema en Invasores decí que te los reservaste para Invasores II. Al fin y al cabo todos sabemos que a fuerza de repetir una mentira esta termina haciéndose realidad y de repente te encontrás con otro libro en la calle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s